EXPOSICIONES Fotografía

“Alrededor del sueño”, “La mar negra” y “Rabo de lagartija”, de Ángel Marcos. SegoviaFoto 2017 “Memorándum”.

Ángel Marcos Segoviafoto PalacioQuintanar

FECHA

DESDE

17

marzo 2017

HASTA

7

mayo 2017

INAUGURACIÓN

17

marzo

-

12:00

Horas


CATEGORÍAS

EXPOSICIONES Fotografía


ORGANIZAN

Asociación Fotográfica Segoviana [AFS] Palacio Quintanar


Palacio Quintanar, centro de innovación y desarrollo para el diseño y la cultura de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, , acoge 3 proyectos fotográficos del artista Ángel Marcos (Medina del Campo, 1995), enmarcados dentro del programa expositivo de la décima edición de SegoviaFoto 2017 “Memorándum”.

Las fotografías de Ángel Marcos contienen una fuerte carga conceptual, histórica y visual que nos invitan a mirar de nuevo el mundo con el que interactuamos

“El trabajo de Ángel Marcos remite insistentemente al punto ciego de Canetti, más allá del cual las cosas han dejado de ser verdaderas. En este más allá de la experiencia moderna es donde el autor sitúa el disparador de su mirada; allí, en el espacio comprendido entre el deseo y la publicidad en tanto que construcción resultante del hecho histórico de haber reemplazado lo real por la seducción…”

Fernando Illana.

“Alrededor del sueño”

Desde 2001 Ángel  Marcos  trabaja  en “Alrededor del sueño”, un proyecto en constante evolución en el que el artista va plasmando en sus fotografías los cambios que suceden en las urbes en las que trabaja. Como resultado, las obras tienen una fuerte carga conceptual, historiográfica y visual.

La globalización deja espacios extintos que reflejan los sueños de progreso que los inspiraron. Estos espacios han perdido el papel determinantes que un día tuvieron. El mundo de hoy no encuentra tiempo para que las cosas sucedan ya que hoy sólo se gestiona el presente. Se trata de un mundo ya vacío de ideologías, donde las personas se han desvanecido y con ellas también la simple posibilidad de pensar en una alternativa posible. Los espacios quedan desocupados o se utilizan simplemente para servir a un solo tipo de mundo reservado para las transacciones comerciales. El resultado son los “no lugares”.

En la obra de Ángel Marcos encontramos constantemente soledad, abandono, desolación y belleza, unas sensaciones que nos trastornan el ánimo y nos hacen sufrir de un modo sutil y reflexivo.

“La mar negra”

“En nuestra sociedad, la abundancia tiene apariencia de virtud” 

Ángel Marcos.

En este proyecto se plantea el hecho migratorio, particularizando en los emigrantes que desde África, concretamente desde Senegal llegan a las islas Canarias. Vienen en cayucos, unos vivos, otros no lo logran. Inicialmente para desarrollar este proyecto, se trabajó en “las dos orillas”, primero en el puerto de los Cristianos de Santa Cruz de Tenerife, asistiendo a las llegadas de cayucos, después en Senegal, concretamente en Sant Louis, frontera con Mauritania, lugar donde viven o acuden muchas de las personas que parten en barcos pesqueros (cayucos) para intentar lograr sus sueños.

Ángel Marcos plantea como causas fundamentales que empujan a la gente a emigrar, la escasez de recursos básicos y el deseo de otras personas mejor acomodadas que quieren compartir esto que vendemos como calidad de vida del primer mundo. Lo intentan una y otra vez en condiciones inhumanas para intentar hacerse con la otra orilla. Orilla llena de trampas de trucos que invitan a venir, pero esta invitación hace que algunos pierdan la vida, otros lo logran y mientras allí hay una gran ilusión venir aunque el precio sea alto.

“Rabo de lagartija”

La columna que vertebra el proyecto se basa en la relación de la parte con el todo, que aplicada a la idea de organismo, reformula conceptos como forma, función, identidad, etc., e introduce otros como adaptación, supervivencia, etc., tan utilizados por el modelo de análisis sociológico basado en el medioambiente.

La lagartija es un todo orgánico con funciones determinadas, tanto de funcionamiento interno como de interacción con el medio que habita. En su todo orgánico, una parte del cuerpo, el rabo, está creado a priori para deshacerse de él en caso de necesidad, manteniendo una aparente vida propia, mientras la lagartija se esconde de agresiones externas. El todo (el organismo) propiciará el crecimiento de un nuevo rabo para restaurar una función concreta en un nuevo estado de excitación extrema. Tomamos la lagartija como ejemplo por la condición de una parte concreta de su organismo: el rabo. La relación de éste con el organismo entero de la lagartija, y cómo este rabo está diseñado a partir de «la planificación» de futuros, representa ya un sentido de anticipación de lo que está por venir. Considerando que las sociedades son sistemas organizados (organismos sociales) a través de instituciones y/o estructuras perfectamente diseñadas para mantener el «todo social», cabe la sospecha de la existencia de herramientas de camuflaje, de escape, que serán utilizadas cuando el sistema se vea amenazado.

Estas herramientas comunes, a veces son burdas, otras, más refinadas, pero muchas veces son reconocibles por obvias. Algunas de ellas son aceptadas, otras, impuestas y las hay que no son tan evidentes y por lo tanto son ignoradas. Estas, las que no se conocen, son los auténticos «rabos de lagartija», herramientas creadas a la vez que el «todo» pero que de alguna forma no «son» parte fundamental de él, al no intervenir en el funcionamiento interno del «organismo», sino que obedecen a un exterior condicional, y por tanto son prescindibles en condiciones de incertidumbre o catástrofe.

La planificación y diseño de esta herramienta estratégica es la matriz conceptual que articula el proyecto, a partir de una serie de vídeos, fotografías, instalaciones y objetos, de reflexiones sobre el poder y el ejercicio de este, así como de lo estratégico como formulación y aplicación en sociedades donde el que detenta el poder quiere seguir ejerciéndolo. Son estas estrategias las que generan rabos de lagartija, tácticas de camuflajes para mantener la vida cuando esta se ve amenazada.